En FAMILIA

Just another WordPress.com site

Alimentos sostenibles

Diez trucos infalibles para descubrir los alimentos sostenibles

1. Elegidos con fundamento. No compres automáticamente. Sopesa las opciones, lee las etiquetas, compara precios y calidad, piensa en cómo vas a usar la comida que compres. No compres alimentos para los que no tengas un plan diseñado de uso, terminarán rebasando su fecha de caducidad o simplemente pudriéndose en el fondo de la nevera.

2. Envase discreto. Evita las cajas de cartón demasiado grandes ilustradas con colores demasiado vivos. Prefiere envases discretos, como las bolsas de papel que se usan para el arroz. A ser posible, que permitan ver el contenido.

De esta manera compras comida, no materiales de embalaje. También puedes comprar legumbres a granel, es una opción que dan muchas tiendas y supermercados.

3. Ingredientes concisos. Son preferibles los alimentos con listas de ingredientes lo más cortas posibles, no más de dos o tres. Hay que evitar las listas largas, que incluyan sustancias extrañas, o con un cuerpo de letra demasiado pequeño.

4. Un precio ajustado. Comprueba el dato de precio por kg que muchos mercados ofrecen para comparar productos.

5. Sin calificativos ni adjetivos. La información nutricional es una cosa, y las promesas saludables otra. Por ejemplo, conviene huir de los alimentos que dicen estar “enriquecidos” con algún componente o vitamina. Un alimento es comida, no un catálogo de nutrientes.

6. Libres de retórica indemostrable. Por ejemplo, “Verduras de mi huerta, cuidadosamente seleccionadas”. Un poco de publicidad no está mal, pero no hay que pasarse.

7. Frescos, enlatados y congelados. Nada de “pre” (-fritos, -cocinados, -parados).

Prefiere los alimentos que puedes cocinar y transformar en cazuelas, sartenes y hornos. Los alimentos cuyo único destino es la freidora o el microondas generalmente no son una buena opción.

8. Con carnet de identidad completo. Con la máxima información posible sobre su origen, obtención (importante en los pescados) y transformación (importante en las conservas).

9. Con alguna de estas etiquetas. Los alimentos que pueden ostentar estas etiquetas suelen ser de especial calidad y de confianza: Agricultura Ecológica, Indicación Geográfica Protegida, Denominación de Origen Protegida… En el caso de los huevos: clase 0 y 1 (ecológicos y procedentes de gallinas criadas al aire libre).

10. De colores vivos. ¿Cómo es el color de tu cesta de la compra? Si predominan los verdes, rojos, amarillos y naranjas de las frutas, verduras y legumbres, con algo de carnes y pescados frescos, todo va bien. La carne, no debería ser la base de tu dieta, sino el acompañamiento de una dieta más bien vegetal.

Huye de la “dieta marrón” a base de prefritos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: